¿Unidos Podemos?

¿Unidos Podemos?
Quedan horas para poder ver por última vez este año el desfile de candidatos a la presidencia del Gobierno. Parece que todo el mundo tiene bien claras dos cosas: no habrán unas terceras elecciones y con toda seguridad habrán pactos postelectorales para formar gobierno.
En la primera de las cosas claras, la de las terceras elecciones, parece que los cuatro candidatos tienen claro que pondrán todo de su parte para que no pase. Además pudiera parecer que las élites económicas del país también están de acuerdo en ello y apuestan porque de estos resultados salga un gobierno.  

Es en el segundo punto, el de los pactos, es donde está la carnaza del día después. Casi con toda probabilidad parece que el Partido Popular (que debería ser impopular) va a ganar de nuevo las elecciones, y en segunda posición, Unidos Podemos está por ver la lejanía efectiva a la que se quedará. Hablando siempre en votos claro, porque en escaños es otro cantar. Si se diera la circunstancia en la que Unidos Podemos obtuviera más votos que el PSOE, pero menos escaños, produciría una contradicción tal que tendriamos que replantearnos el sistema electoral entero. De arriba contra abajo tendría que ser el replanteo.
Dejando esta última cuestión de lado, si aceptamos la premisa anterior como válida, y el PP revalida el título, volvemos a la casilla de salida del 20D. El PP es el partido más votado si, pero es el más rechazado también, pues un 30% de los votos irián a un SI a gobernar, y un 70% irían a NO a gobernar. Ningún partido ha tenido tal privilegio en la democracia española. Ningún partido ha generado tal rechazo en tan poco tiempo.  
Así que ¿que nos queda? Nos queda en última instancia, ubicar a Unidos Podemos. Que el PSOE y C’s pueden ponerse de acuerdo es manifiesto, que ambas formaciones no quieren ponerse de acuerdo con Unidos Podemos también, pero… ¿Y si Unidos Podemos es segunda fuerza y plantea un gobierno juntos con el PSOE? Pues que el PSOE tiene dos caminos, o se rompe y entra en un ciclo de autodestrucción, o se niega y entra en un ciclo de autodestrucción. Con toda probabildad no veremos a Pablo Iglesias investido como presidente este año. Lo que si podríamos ver es una ruptura interna del PSOE. O quizás una claudicación directa del PSOE ante PPC’s, o una abstención  del PP ante PSOEC’s, o la más abominable (aunque aceptada en los lobbys europeos) GRAN COALICIÓN.
Parece que todos los astros se están juntando para que Podemos no gobierne, ni en coalición con 10 partidos más, ni siendo segunda fuerza, ni generando más voto que el 20D, ni siendo primera fuerza en muchos lugares… Deben tener mucho miedo quienes tienen el poder en influir en estas cosas cuando la campaña está siendo tan directa, pero ¿acaso no tenemos también la gente el poder de influir en estas cosas?  
A la pregunta “¿Unidos Podemos?” Parece que tenemos que añadir un “sí nos dejan”, cuando tenemos en nuestra mano un “sí queremos”. La clave en definitiva de estas elecciones es ver que “sí condicional” es más grande, si el suyo o el nuestro.