¿Qué son los privilegios?

¿Qué son los privilegios?

Vivimos en una sociedad desigual. Sí, la nuestra. No la de Nigeria. La nuestra es una sociedad tremendamente desigual en muchos aspectos, aunque es cierto que podría ser peor. Desde el punto de vista psicológico un privilegio es algo que nos otorga, por el mero hecho de existir, una característica propia y que no tienen el resto de gente como nosotros. Este mecanismo posibilita que demos por buenos los dogmas de nuestra cultura y sociedad. Sin privilegios nuestro sistema de valores, necesidades y normas se caería por completo al suelo.

Según la RAE privilegio es: “Exención de una obligación o ventaja exclusiva o especial que goza alguien por concesión de un superior o por determinada circunstancia propia.“En negrita resaltamos lo principal de la definición, ya que “exención de una obligación” es una ventaja exclusiva y “concesión de un superior” no deja de ser que alguien con privilegios te incluye en su grupo y pasas a tener una ventaja exclusiva.

Con todo esto en el ambiente, vamos a explicar porqué los privilegios sustentan las desigualdades. Es una idea simple pero hay que remarcarla. No estamos en una sociedad igualitaria porque existen desigualdades. Cuando oigamos a personas diciendo “estamos en una sociedad igualitaria” sabed que está mintiendo voluntaria o involuntariamente. Con todas las desigualdades que tenemos en las sociedades actuales ¿cómo ayudan los privilegios a que se mantengan?

Pensemos en algunos privilegios: Es un privilegio abrir el grifo del agua y contar con un flujo de agua constante. Es un privilegio tener el frigorífico lleno de comida siempre. Es un privilegio tener independencia de movimientos a voluntad. Es un privilegio salir a la calle sin miedo. Es un privilegio pertenecer a monarquías o grandes fortunas sólo por nacer. Es un privilegio, todo lo que en definitiva deberíamos poder hacer todas las personas, y sólo lo pueden hacer unas cuantas. Así que lo que tenemos que mirar es quién lo hace posible, y cómo se mantienen esos privilegios para ver cómo podemos ir convirtiendo los privilegios de unos cuantos en derechos de todas las personas. Pero derechos reales, no un papel que firmar entre dirigentes privilegiados como hasta ahora.

Cuando abres el grifo y tienes agua, tienes un privilegio, pero tu no lo ejecutas. Te es ofrecido por un superior, que tiene muchos privilegios. El reto que tenemos por delante es conseguir que los superiores desaparezcan, y los privilegios dejen de serlo. Que los privilegios sean la nueva normalidad. ¿Estamos diciendo que hay que eliminar a quienes nos brindan el agua? No. Estamos diciendo que tenemos que conseguir que el agua llegue a todo el mundo por igual y que quien tiene esos privilegios por traernos el agua, deje de tenerlos. ¿Cómo? En el sistema capitalista actual, imposible. De ahí que digamos que los privilegios sostienen las desigualdades. Tenemos que tenerlo presente. Lo tenemos tan metido en la cabeza que podemos afirmar, a veces, que tenemos igualdad en muchas cosas, pero en España (segundo país de la UE donde más ha crecido la desigualdad desde que estalló la crisis) convivimos con los privilegios y la desigualdad y lo hemos normalizado. En otros países son tantas las desigualdades mantenidas por los privilegios que en un futuro nos mirarán como miramos hoy a la Edad Media.